Capítulo piloto temporada 2016-2017: Picoletos perdidos por El Molinón


El Athletic no dio para más de veinte minutos decentes, jalonados con una clara ocasión de Aduriz, que se escurrió de forma premonitoria, anticipo de lo que vendría tras el descanso. Los rojiblancos llevan tiempo siendo un equipo temible a balón parado. Ayer también lo fueron, pero fue un daño auto infligido, imprevisto y catastrófico para los intereses de la benemérita impostada. Dos errores gruesos, dos goles, y pudo haber sido peor, de no haber cerrado Gorka el debate de la portería parando el penalti que podría haber supuesto el 3-0. Por no conseguir no consiguieron ni expulsar a un magnifico Amorebieta, con amarilla desde las postrimerías de la primera parte. Así de mal fueron las cosas en este estreno de temporada.

Harrobia


Harrobia saioan Athleticen liga garaipenaz aritu gara, Iraia Hermosilla eta Beñat Zarrabeitiaren konpainian.

One club player award


Lehen zatia bukatutakoan, Valverdek aldageletarako bidea hartu zuen, ohi duen moduan. San Mameseko erraiek irentsitakoan, eskaileretan gora zihoala, ideiaz aldatu eta ezker-eskuin, nora jo ez zekiela geratu zen, duda-mudatan, ernegatu antzean. Laguntzaile eta jokalariak bere albotik igaro zirenean, haize erauntsi baten antzera, partidaren bizitasun eta grinak aztoraturik, ez zen apenas konturatu. Paretan kontra bermatu, eta buru barruan borborka zebilkion kezkari bide eman zion. Erabakiak oso denbora gutxian hartzera ohituta egon arren, bazirudien zirt edo zirt egiteko zailtasunak zituela. Aldagelatik bere laguntzailea deika hasi zitzaionean ere, jokalariak zain zituela esanez, muzin egin, eta, halako erabakimenez, kristalezko igogailurantzako bidea hartu zuen, guztion harridurarako.

Ziganda y la luna.


Pero el Athletic perdió. Perdió como se pierden las cosas que uno nunca ha tenido en realidad, con la intensidad y la nostalgia de lo que pudo haber sido y no fue. Si nos atenemos a la trayectoria de toda la temporada, la cuarta plaza ha representado casi siempre una quimera, más teniendo que compaginar objetivos ligueros y coperos con una plantilla permanentemente exigida por la competición, y continuamente mermada por las lesiones. Pidamos la luna, es nuestra obligación, pero sin olvidar aquel maravilloso gol de Ziganda ante el Newcastle.

Thinking football-Loraldia film laburren jaialdia.


Astearte gauean Jabi Juberak eta biok Athleticen fundazioak eta Loraldia jaialdiak antolatu duten film laburren jaialdiko lehen saria jaso genuen “Jokoz Kanpo” film laburrarengatik. Bertan, bi minututan (gehienezko luzera), baloi batek gerraren, gosearen eta erbestearen erdian eman dezakeen esperantza ahul, apal, baina borobil horretaz hitz egin nahi genuen. Egun Idomenin, eta atzo edo bihar munduko hainbat beste tokitan.

Ez ditugu best seller-ak maite.


Joaneko partidaren emaitza oso kaskarra izan bazen, eta hala ere, irauli. Min hartutako jokalari garrantzitsuez gain Adurizek pott egin, hogei minuturen faltan, eta segidan Raul Garciak bigarrena sartu. Susaetak luzapenean aukera garbia huts egin, eta atzerapausua eman beharrean, uzkurtuta, Sevilla bere zelaian sartu zuten zurigorriek epaileak kanporaketa penaltietara bideratu zuen arte. Futbolak iraun bitartean, nagusi izan ziren Valverderenak. Balentria ederra gauzatu zuten, burura eramangabe ere.

Harrobia


Athletic 1 – Rayo 0. Zuri-gorriek neurketa kaskarra jokatu zuten madrildarren kontra, baino Williamsen gol on bati esker beste hiru puntu batu zituzten San Mamesen. Jardunaldiko beste emaitzei esker, datorren sasoian Europan aritzeko helburua gertuago dute bizkaitarrek. Sevillaren aurkako Europa Ligako itzuliko norgehiagokari begira ere jarri gara. Gurekin izan dira Eñaut Barandiaran eta Asier Ormazabal.

Las propiedades curativas del barro.


Quedaba el test de Mestalla, la prueba del algodón, la cuadratura del circulo para confirmar un mes casi perfecto. No fue fácil. Nadie dijo que lo fuera a ser, pero el precedente del partido de ida invitaba a un optimismo a lo mejor desmesurado. Cundió la sensación de que si los de Valverde conseguían marcar primero o evitaban un gol tempranero de los che el polvorín de Mestalla acabaría devorando a sus propios jugadores. Lo que casi nadie predijo era que los de Neville le dieran la vuelta a la eliminatoria en la primera parte. Las urgencias de los locales pasaron entonces a los visitantes, incapaces de hilvanar una jugada más allá de tres cuartos. Durante gran parte del partido, solo el color de las camisetas nos convenció de que el equipo directo, enérgico y atropellado no era el Athletic british de toda la vida, mientras Beñat, San Jose etc trataban de llevar la manija a base de pases y control estéril del juego. Pesaba el barro de la ida, tanto en la cabeza como en las piernas, pesaban las ocasiones falladas, la sensación de oportunidad perdida se instalaba en la mente de todas. Pesaba en todos menos en Aduriz, que lleva un tiempo levitando, instalando en un lugar reservado tan sólo a los muy grandes

Ni nintzen aizkolari.


Kortaturen “aizkolari” abestia oso gustuko zuen De Marcosek, artean La Guardiako ume mukizu bat besterik ez zela. Lagunekin elkar trukatzen zituen kasete guztietan sartzen zuen. Koadrilakoek ezin zuten abesti horrekiko zuen zera obsesibo hori ulertu, baina berak gozatu ederra hartzen zuen Fermin Muguruzaren ahotsean lanbide horien guztien mantra amaigabea entzun orduko; Aizkolari, txistulari, tabernari, probalari, txingalari… Norbaitek koskortutakoan zer izan nahi zuen galdetzen bazion, erreskadan erantzuten zuen, erretolika amaigabean: Aizkolari, txistulari, tabernari, probalari, txingalari eta beste hamaika gauza, noski. Irakasleek etengabe errepikatzen zioten, ideia burutik kendu nahian, gauza bakarra ondo egitearekin nahikoa eta sobera izango zuela, ez ibiltzeko ameskeriatan, baina berak ez zien kasu handirik egiten: zertarako bakarrarekin konformatu, denak eskura izanda? Ferminek ahal bazuen, zergatik berak ez?

Universo paralelo Athletic Club.


No es que al club rojiblanco le sean ajenos muchos de los problemas derivados de la lógica mercantilista del fútbol moderno, sirvan como sencillo ejemplo la opacidad en el proceso de adjudicación y construcción del nuevo San Mames, el patrocinio del monstruo contaminante y libre de impuestos de Petronor, o la lógica cosmopaleta de los palcos vip, pero tampoco es menos cierto que en el plano deportivo el último lustro está devolviendo al Athletic su lugar entre los grandes. Y no tan sólo por los resultados. En un club con una filosofía tan contracultural, el cómo es una parte fundamental del discurso. La renovación de Valverde consolida esta exitosa apuesta, iniciada con Bielsa. No convendría, en este sentido, olvidar la labor previa llevada a cabo por Mané o Clemente, en momentos dramáticos para la entidad de Ibaigane, ni el encomiable trabajo de reconstrucción a manos de Caparros, pero es la impronta futbolística del “loco” la que consigue llevar el juego del Athletic a otro nivel. El técnico de Viandar de la Vera ha demostrado, por encima de cualquier otra cualidad, ser un entrenador inteligente, y en su segunda etapa en el club se ha “aprovechado”, en el mejor sentido del termino, de las virtudes del que para siempre recordaremos cómo el equipo de Old Trafford, añadiéndole una pizca de equilibrio, un mucho de regularidad, y atemperando, a veces hasta en exceso, las tendencias suicidas de un alquimia pensada una y mil veces en el laboratorio de ideas del genio argentino. Basta el ejemplo del último rival europeo de los leones para comprender lo complicadas que resultan las transiciones post-Bielsa, lo que multiplica exponencialmente el valor de lo conseguido por el actual equipo de trabajo de la primera plantilla.