BIHARAMUNEKO AJEAK. Athletic-Real Sociedad. Mikel Aguilar


Si la cosa funciona…….

Nos lo explico Woody Allen hace algunos años, pero nos ha hecho falta vivirlo en las propias carnes. La felicidad no va por los caminos señalizados para ello. A veces, aparece donde menos te lo esperas, y si la cosa funciona….

No fueron pocos los casos de crisis de ansiedad de los aficionados del Athletic, cuando el día previo al partido, los medios de comunicación difundieron que Javi Martinez sería central de nuevo. Los comentarios taciturnos de poteo del sábado volvían a girar en torno al Loco, que si el estilo del Athletic de siempre, balones largos, que si Llorente no se adapta,… Pero nunca antes, un poteo había cambiado tanto de sino en 24 horas. Un día después éramos felices, bendiciendo el nuevo horario, a las televisiones, a Javi Martinez, a Gurpegui, y una vez más, si la cosa funciona….

Y es que el Athletic era un plato de nueva cocina. Me imagino la primera sociedad gastronómica que probó un plato de tempura de calamar con espuma de tinta, como clamaba a favor del chuletón, pimientos y patatas. Pero como cambió todo, cuando esa cocina era de Arzak, Martin Berasategui y la premiaban por todo el mundo. El Athletic era un plato bonito, diferente, pero sin premio. ¿Qué cambio de Cornella el Prat a Anoeta? Pues el aliño, el premio, el gol, en definitiva el resultado.

Y es que cuando el gol aparece, todo cambia, y la forma de llegar a él es un camino, más o menos bonito, pero solo un camino. La primera parte el Athletic jugó realmente bien, le quitó el balón a la Real, dominó el encuentro y generó ocasiones. Creo que la Real, con buen criterio decidió defender replegado el centro del campo (sobre todo presionar a Muniain), y permitió la salida de balón de los centrales del Athletic. Y ahí apareció sublime, un Fernando Amorebieta (curioso que sacara la bola él y no Javi Martinez por el otro costado) que al margen de hacer un gran partido en defensa, busco pases largos con sentido, y uno de ellos ocasionó el segundo gol, en una asistencia majestuosa. En el primer acto el Athletic, celebró con alegría el gol de Llorente, ese delantero llamado a marcar diferencias, que había empezado la temporada no marcando ni estas, ni goles.

La Real, como buenos hermanos nos quiso cantar a la entrada al campo: A segunda, a segunda,…. No sé si es un deseo bueno o malo, ya que no tenemos experiencia en esa categoría y ellos sí. Pero sea como fuere, salió enrrabietada a la segunda parte, y nos quitó el balón, y nos quedamos desorientados como Pocoyo en un programa con decorados, y comenzó a llegar, y tener claras ocasiones. Una de estas, fue un tiro imposible, un balón que cayó del cielo, para darle en toda la cabeza a Iraizoz, y ser uno de los goles, que veremos durante años en los resúmenes maldiciendo que nos tocara a nosotros. Pero el futbol es extraño, y es sobre todo, es de los jugadores. Y cuando estábamos buscando mediadores internacionales, para firmar el empate, apareció Llorente, en una jugada inconexa con el resto del partido, un balón largo a la espalda, un primer toque, en forma de zarpazo de león. Y ahí fue jaque mate. No se volvió a saber de la Real, que comprendió que era actor invitado al estreno, de las victorias del Athletic. 

Y el Athletic volvió a ganar, y dio la sensación de que puede ser un gran equipo, de que puede hacer goles en cualquier momento y de varias formas. Pero las victorias son recetas para curar los males, y hay males que continúan, fallamos muchas ocasiones, la posesión no siempre acaba con profundidad, sin el balón perdemos referencias defensivas,…

Pero hay quien asegura haber visto a un loco en la zona del embarcadero, bailando bajo la lluvia, a lo cual un viandante le preguntó:

–          ¿Por qué baila?

–          Porque hace mejor tiempo

–           Pero si está lloviendo

–          Ya, pero ya llueve menos

Y mientras esa escena se producía, en el bar de la Peña Deusto, dos socios achispados comentaban:

–          No decías tu que con este sistema Llorente no iba a meter ningún gol

–          Y tú, no decías que con Javi Martinez atrás íbamos a perder todos los partidos

–          Oye, si la cosa funciona……

Mientras el otro asentía, con la mano levantada para pedir otro zurito y celebrar la victoria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s