BAT BIKOA. ¿Nos gusta el…negocio? Eñaut Barandiaran


Esta claro que el fútbol es un negocio. Lo que ya no esta tan claro es que siga siendo un deporte. El orden de los factores comenzó a invertirse hace tiempo, y en este caso, al contrario que en la formula común, sí altera el producto. La última medida, y a mi entender, una de las mas lesivas tomadas hasta la fecha, y que prostituye lo poco de puro que quedaba en este juego, es la referente a los horarios impuestos por la Liga de Futbol Profesional, a instancia de las operadoras que detentan los derechos televisivos.

La lógica de esta medida es meramente empresarial, y esta basada en el principio de que quien paga, dispone.  Hasta ahí el razonamiento es impecable, si no fuera porque esa forma de entender el negocio colisiona gravemente con uno de los pilares básicos del fútbol  relacionado con la iconografía propia de este deporte,  y es la idea de que el epicentro de todo lo que sucede  alrededor del balón se da en el terreno de juego y en sus aledaños, las gradas. Con esta medida (junto con otras, como el precio desorbitante de las entradas para partidos de cierto interés) se consigue alejar y ahuyentar al aficionado del estadio para acercarlo a las plataformas digitales y a sus atractivos paquetes de partidos, convirtiendo el futbol en un espectáculo televisivo mas. Si usted no comprende la razón por la cual  un partido se juega un domingo a las 22:00 el motivo es sencillo: televisivamente, esa franja horaria corresponde al prime time.

Está claro que la televisión aporta mucho más dinero que las taquillas y los socios a los clubs de futbol, y no es menos cierto que las operadoras tienen derecho a recuperar su brutal inversión, pero hacerlo a costa de empobrecer y desnaturalizar el negocio que explotan no parece demasiado inteligente. No nos olvidemos de que lo que sucede en el campo es futbol. El resto es tan solo, en el mejor de los casos, buena televisión, con sus efectos especiales, las repeticiones milimétricas, los ángulos imposibles y demás artificios. El momento en el que el futbol deje de oler a hierba recién cortada no lo verán ni los chinos. Que como bien sabemos, a día de hoy se mueren por disfrutar de los Real Sociedad-Athletic o Mallorca-Villareal que programan los domingos a la mañana.

  


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s