BALOI BATEN ATZETIK. Athletic-Albacete. Eñaut Barandiaran


Hace unas semanas, cuando se celebro el sorteo de Copa, dos cosas quedaron claras: por un lado que a San Mames  le hace tilín Marcelo Bielsa – a lo mejor por aquello de sus visitas a las clarisas- y decidió echar una mano, y por otro que el plato fuerte de las eliminatorias llegaría en cuartos, donde el Athletic se reencontraría  bien con el vecino de la A8 o bien  con su pasado más cercano.

Vistos los resultados de la ida todo hacía pensar que teníamos derbi a las puertas, pero en esas estábamos cuando llegaron los suplentes del Mallorca a mitad de una fiesta a la que no habían sido invitados, y haciendo buena la frase de Boskov de que futbol es futbol y lo demás son zarandajas- esto último lo añado yo- barrieron del campo, y de nuestra cartelera, a la Real Sociedad en poco más de seis minutos. En lugar del derbi, habría partido del morbo.

Desde entonces ha resucitado el falso y maniqueo debate periodístico, que no futbolístico, de a quien quieres mas, a aita o a ama; Los hooligans de uno y otro lado ya han comenzado a cargar las baterías, y nos esperan casi dos semanas de bombardeo mediático. Para mí no hay debate. Y no lo hay por dos motivos:

En primer lugar porque todo el argumentario esgrimido por los defensores del técnico de utrera se basa en una sola idea: los resultados. A mi entender, para poder juzgar al equipo de Bielsa en ese aspecto habrá que esperar al final de temporada, pero por el momento, con el equipo vivo en las tres competiciones, el único debe puede ser su posición liguera, que aunque desahogada, sigue estando algo alejada de los puestos europeos.

La segunda razón que me lleva a pensar que el debate es artificial e interesado es que, en aquello que no se mide con la estadística, es decir, las sensaciones que transmite y el juego que despliega el equipo, el Athletic actual es bastante superior al del año pasado, algo a lo que contribuye decisivamente, aparte de un notable cambio de ideario futbolístico, un jugador que el año pasado no estaba, Ander Herrera. Como hubiera jugado el Athletic de Caparros contando con este jugador -aunque podamos suponerlo- no es más que otro ejercicio de ciencia ficción. Personalmente solo puedo decir que la propuesta de Bielsa ha hecho que recupere el gusto por ver al Athletic en directo.

Una pena que anoche coincidiera con Frasier y me viera en la  obligación de hacer zapping entre uno y otro:

El padre bendice la mesa, Frasier le grita a Eddie (el perro) “Deja de mirar” y Niles responde (en referencia a Daphne): “No estaba mirando”.

Las genialidades de Ander Herrera y Toquero, el alumno aventajado de Darwin, dejaron la contienda en empate.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s