BALOI BATEN ATZETIK. Crónicas de Manchester. Mikel Aguilar


Cuando a las cinco de la mañana te encuentras con el despertador pellizcándote, lo primero que ves es la cara de cabreo de tu pareja pensando en el imbécil que le despierta y que se ha gastado 600 euros para ver un partido de futbol.

La acumulación de éxitos provoca que lo extraordinario se banalice. Cuando alguien se acostumbra a la victoria deja de disfrutarla de igual manera. Así el partido de Manchester se presentaba como una ocasión única, solo repetida hace  sesenta años, lo que día tras día iba mitificando la posibilidad de acudir a la cita. A la cita con la historia.

Old Trafford no es un estadio especial como edificio. Es un símbolo, uno de los campos más emblemáticos del futbol, en el cual juega el equipo con más seguidores del planeta. Y el Athletic, ese que apenas cuenta con unas cuantas participaciones en competiciones europeas en los últimos 25 años, iba a jugar allí. Frente al Manchester United.

El viaje era caro e incómodo, los aviones iban llegando en forma de atasco de la A8, uno detrás de otro, arrojando al centro de la ciudad a un número de aficionados, ilusionados por el simple hecho de estar allí. Pocos pensaban que el resultado era mas importante que la oportunidad de batirse. Y cuando disfrutas tanto de cada instante, de las pintas, del ambientazo previo, de la canciones, de los viejos pubs con banda sonora de cerveza derramada,… las cosas mas increíbles pueden suceder.

Esa generación fantástica de jóvenes jugadores que acoge el Athletic actualmente hizo soñar a 8000 personas que estaban ya soñando. Quitarle el balón al Manchester en su propio estadio, remontarle el resultado enmudeciendo al equipo a la vez que a su afición, gritar mas allá de la ronquera,… son cosas que quedaran en el recuerdo vivo de cada uno.

Y es que el fútbol tiene la capacidad de conducirte hasta el extásis, hasta la euforia, hasta la conexión íntima con un grupo de personas de la que nada conoces. Los gritos, los saltos, los abrazos e incluso las lágrimas posteriores al tercer gol del Athletic demuestran la capacidad que tiene este deporte de conectar con los sentimientos.

Fantástica la afición de 8000 seguidores con una sola voz, compuesta por personas de todas las edades, género y condición. Solo unidas por el escudo de sus camisetas. Y fantástico fue gritar United al final del partido, agradeciendo su acogida, y agradeciendo a los astros la maravillosa noche vivida.

Por ello, el partido de Manchester ha escrito una página más de la gloriosa historia de este club. Porque el aficionado del Athletic que ha acompañado al equipo a campos como El Sadar, el Madrigal, o el Benito Villamarín sabe de la importancia que tiene jugar en Old Trafford. Por ello, cuando alguien abra los libros del 200 aniversario del Athletic verá 8000 seguidores en unos octavos de final de Europa League.

La eliminatoria no está decidida, solo se decidió honrar al futbol en el teatro de los sueños con una  interpretación mágica. En casa toca volver a ser mejor, volver a ilusionarse, volver a gritar y acompañar al equipo en volandas hacia los cuartos. Vivir otra noche mágica en el que cada día estoy más convencido, es el estadio más mágico del futbol hoy en día, San Mamés.

Anuncios

Un comentario sobre “BALOI BATEN ATZETIK. Crónicas de Manchester. Mikel Aguilar

  1. Kontxo, Mikel!
    A veces sabes llegar AHÍ mismo ¿eh?
    Hoy también vamos a disfrutar y esperemos que ganando.
    AUPA ATHLETIC!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s