BALOI BATEN ATZETIK. Intrascendente es una palabra que no existe en el vocabulario de Marcelo Bielsa. Eñaut Barandiaran


Marcelo Bielsa es un radical, entendido tal concepto en el mejor sentido de la palabra. Un hombre apasionado, metódico, con una forma particular de entender el deporte, como si de un bien individual y colectivo a preservar se tratara, casi algo sagrado.  Para el lo es. Y por eso a día de hoy, a pesar de que ya le vamos conociendo,  hay actuaciones y comportamientos suyos o de su cuerpo técnico que o bien se nos escapan, o directamente nos mosquean. El pasado sábado contra el Getafe volvimos a tener buena prueba de ello, y por partida doble además: a pesar de ser un partido relativamente intrascendente, teniendo en cuenta el envite del miércoles, y tras un 0-0 al descanso que no debió dejarle muy satisfecho, realizo un triple cambio que nos dejo a todos patidifusos, en tanto en cuanto tres indiscutibles como Iraola, Iturraspe y Susaeta saltaron al campo para revolucionar un partido que se mecía en una placidez propia de una sobremesa veraniega, a pesar de ser a las 9 de la noche y encontrarnos en plena primavera. En la rueda de prensa posterior al partido explico los motivos de tal decisión: por un lado quería que Iturraspe tuviera minutos, porque venia de una sanción,  y por otro darle un poco más de “aire” a la banda derecha, de ahí la entrada de Susaeta e Iraola. Traducido, quería ganar como si de cualquier otro partido se tratara.  A esto hay que añadir los noventa minutos de Ander Herrera, en un partido en el que el Athletic solo se jugaba su nombre, y el respeto al rival y al propio juego. Suficiente y de sobra para Marcelo.

Fruto de esta forma de entender el fútbol, Koikili no pudo despedirse en el campo de la que ha sido su afición los últimos años. Entrar a debatir si merecía despedirse o no jugando me parece absurdo: la respuesta es un rotundo si. En mi humilde opinión, además, no merece tan solo el aplauso y agasajo del aficionado de San Mames por su profesionalidad y trabajo, sino también el homenaje de todo el fútbol humilde de Bizkaia, en la medida en que su rendimiento en estos años ha ayudado a desterrar viejos clichés y prejuicios acerca de las prestaciones de los jugadores vascos que se ganan la vida en los campos de 2B o tercera. El fue el primero en abrir brecha tras años de sequía prolongada, después vino Toquero, ahora Ibai, y esperemos que en el futuro sean muchos los que salten del barro, metafóricamente hablando, y se consoliden en la primera plantilla del Athletic. El problema radica en que Marcelo Bielsa dejo claro desde el principio que no contaba con el. Koikili aposto por quedarse, convencido de que le haría cambiar de opinión. No era el primer órdago de su carrera,  y en todos había acabado ganando. Esta vez no ha sido así. Supongo que lo que los aficionados veíamos como un detalle necesario a un jugador querido Marcelo Bielsa lo hubiera entendido como una traición a su discurso. No importa. El aplauso lo tiene, y lo que es mas importante: el ejemplo de Koikili esta ahí. 

Anuncios

Un comentario sobre “BALOI BATEN ATZETIK. Intrascendente es una palabra que no existe en el vocabulario de Marcelo Bielsa. Eñaut Barandiaran

  1. Creo que Koi se merecía haber saltado al verde para jugar, no para despedirse de cuasi-paisano. Entre todas las virtudes de Bielsa hay una que también puede ser un defecto, la cabezonería.
    Zorte on Koi! Zu izango zara askoren eredua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s