BALOI BATEN ATZETIK. La fiesta del Athletic. Eñaut Barandiaran


Hoy me he despertado escuchando el himno del Athletic. No, no me he vuelto definitivamente loco, ni sufro de una monomanía que se expresa en rojo y blanco. La escuela que tenemos pegada a casa avisa a sus alumnos con canciones de que es hora de entrar a clase. En la previa de los partidos importantes el himno está presente al inicio,  tras cada recreo y al final de la jornada lectiva.  Los altavoces de la escuela han hecho de despertador para mí, y supongo que para algún vecino más, antes del partido del Mirandés, y en la previa de todas las eliminatorias europeas.

Esta mañana me ha dado la sensación de que el volumen estaba más alto de lo habitual. Puede que sea cosa mía, que me haya despertado más eléctrico y avispado que de costumbre. Es un día para estar despierto, de eso no hay duda. Hoy es el día D.  Pero sin batallas, guerras ni nazis (espero). Tan solo un desembarco de aliados con ganas de pasárselo bien, vivir una fiesta y ver  a su equipo ganar. Nunca me ha gustado el lenguaje bélico aplicado al futbol. Depende en manos de quien, acaba teniendo connotaciones muy peligrosas, y sirve de paraguas para que todo tipo de anormales se sientan legitimados para dar rienda suelta a sus frustraciones de una manera más o menos violenta. Y no veo épica ninguna en azuzar, consciente o inconscientemente, a que dos aficiones y equipos se den de hostias por un balón. Porque, en este caso, el lenguaje no es inocente de todos sus cargos, bien al contrario, se convierte en cómplice necesario.  

Así que más fiesta, alegría, nobleza, caños y toquerinhas, y menos batallas a vida o muerte,  victorias por lo civil o lo criminal y gilipolleces por el estilo. Parafraseando a esa gran diva de la Spanish way of life, Isabel Pantoja,  “¡futbol, futbol, que es lo que les jode!”. Si el Athletic ha ganado aficionados a puñados y en los lugares más insospechados este año, no ha sido tan solo  porque gana, sino por como lo hace, por su estilo honesto y alegre, por ver una oportunidad donde los demás ven un peligro, por arriesgar sin complejos y hasta en el descanso, y por el estilo de dandy inglés, algo borrachuzo y  orgulloso a veces, pero bonachón en el fondo (excepto contadas excepciones) de su afición. Hablando de afición, ¿Qué hay de lo de Iñigo Cabacas, señor Ares?

Ya es la hora del recreo. Vuelve a sonar el himno. Estamos a pocas horas de la segunda final europea en la historia del Athletic. Si es verdad que, como dicen todos los expertos, la final se va a decidir por detalles, seamos más educados que nadie y regalémosle al Atlético el saque, el campo, y  una invitación a pasar un fin de semana en Bilbao. Aunque supongo que no se refieren a eso, ¿no?

Buenos días, y buena suerte. Aupa Athletic!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s