Madrid no es Helsinki. Mikel Aguilar


La velocidad de internet ha acelerado los corazones rojiblancos a tantas pulsaciones que todo lo que sucede en su entorno es cuestión de vida o muerte. La histeria convive hasta el punto que cualquier día podremos comprar su camiseta en las tiendas del club.

Mientras el aspecto deportivo cabalga junto al extradeportivo robándose atención, el equipo ha comenzado con cero puntos en dos jornadas. No vale justificarse en el otro como bien ha indicado Bielsa, y para ejemplo tenemos el Málaga que viviendo una situación similar ha conseguido estabilizar el enfermo.

¿Qué le pasa al Athletic? Pues a los problemas deportivos hay que darles respuestas deportivas. Para l bueno y lo malo, Marcelo tiene un estilo, y es ganar con la posesión, defender y atacar con ella. Cuando no se tiene presionar para recuperarla cuanto antes, y cuando se tiene construir con paciencia y movimientos.

Los problemas comienzan en la salida de balón, los centrales e Iturraspe la llevan de lado a lado, pero desde ahí hasta la siguiente conexión con el medio campo, el contrario espera con el cuchillo entre los dientes. Y en el momento que se produce el pase presionan para recuperar y salir al contragolpe. Y el Athletic pierde infinidad de balones, y corre hacia atrás desordenamente, haciéndose daño a si mismo con el balón. Pero es que además el Athletic apenas recupera balones con el contrario desordenado, haciendo su futbol tan previsible que magnifica las virtudes del contrario. Cuando tiene el balón lo pierde con facilidad y cuando no lo tiene no es capaz de recuperarlo para hacer daño. Da la sensación de ver un púgil novato que amaga bien, con buena técnica pero que cuando el púgil de verdad le dé un puñetazo se va a air a la lona. Y nos fuimos a la lona hasta cuatro veces.

De ahí que en los primeros minutos el Atlético sin nada de posesión lograra tres corners a favor. En una jugada de saque de banda ensayada Falcao corre un 1:1 con San Jose y bate a Gorka por su palo con una facilidad extrema. San Jose es un central estático, que se anticipa, que va bien en el juego aéreo, pero que sufre enormemente fuera de su sitio y corriendo con el delantero. Y con el sistema de Bielsa no hay ayudas, se ven demasiado las carencias individuales porque son demasiadas las veces que hay 1:1 y ahí Gurpe y San Jose son un chollazo.

Después el Athletic tímidamente se aproximó al área rival, pero pidiendo permiso, sin autoridad. Y dos goles estratégicamente situados al final y principio de cada parte cerraron un partido que abre una herida.

Y es que el Athletic necesita que los partidos se rompan, pero solos. Necesita un Helsinki que le deje posesión, pases a la espalada del medio campo,… Pero me temo que en la liga ya nos conocen, saben cómo y por donde.

Hace falta paciencia y tranquilidad, esa que no da twitter. Pero también hacen falta soluciones porque este es el segundo año de Bielsa y hay ciertos mecanismos que parecen nuevos en el equipo.

Ahora bien, el año pasado en una situación similar, Bielsa introdujo tres centrales para dar solidez al equipo. Entiendo que cuando tenga que actuar lo hará, y por lo menos, mi confianza la tiene ganada. Esperemos que el mercado de fichajes cierre uno de los peores veranos rojiblancos y de comienzo a una temporada que ha carecido de pretemporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s