Este incierto Athletic. Mikel At


Cada día es más complicado analizar un partido del Athletic. Se pasa por tantas fases dentro de un partido que parece más el tiempo atmosférico de Escocia, donde uno no sabe si ponerse chaqueta o quitarse la camisa.

Arrancaba el Athletic, con muchas novedades, De Marcos pasa al lateral izquierdo, Muniain aparece en la media punta, regresa Ibai y además debuta Guillermo como delantero. En el baile de medios centros, ayer le tocaba el turno a Iturraspe y Beñat.

Empezó bien el Athletic, dominador del balón y del encuentro, con un Guillermo esperanzador con buenos recursos y movimientos, pero como en otros partidos, el Levante ya sabía de qué iba esto. Se trata de esperar su turno, de colocar el doble pivote más físico de la liga con los Diop y Simao, que podrían ser los malos de una pelicula de Tarantino, y aprovechar cuando tengan una. Y aprovechó Xumetra que De Marcos es un buen jugador en una posición y un jugador que cumple en el resto de posiciones, y tirando de pillería le desbordó para que el Levante se adelantara en el marcador.

Todo lo que sucede a partir de ahí, es un atasco importante, extremos y laterales abiertos, poca movilidad por dentro y muchas situaciones de inferioridad donde Beñat o Muniain quedaron retratados, precisamente por ser los que más arriesgan. Perdió Muniain además, de otro tanto de credibilidad, la friolera de ocho balones. Cada partido que pasa el  jugador está más lejos de lo que sucede en el campo.

Valverde en el segundo tiempo no tenía cuerpo ni ganas de esperar, y retomó lo que le está funcionando en casa, que es olvidarse de lo preparado, sacar un segundo delantero, y aquí resultado y después gloria. A base de buscar la profundidad del segundo delantero y lo que consigan Iraola y Susaeta por la derecha, el equipo anotó dos goles y permitió que en Pozas siguiera la fiesta.

url

Una vez más el resultado e incluso los buenos cambios, tapan la herida. Un entrenador realiza cambios decisivos cuando ha hecho planteamientos que no han funcionado. Si el planteamiento funciona no hace falta realizar cambios trascendentales sino afianzar la idea. Y Valverde dirige la nave a golpe de timón.

El tercio de la competición nos deja cerca de Champions con 23 puntos, y nos deja también, con dudas en el lateral izquierdo, sin saber cuál es el doble pivote titular y sin tener rendimiento en la media punta. Los jugadores de más talento ofensivo Beñat, Herrera, y Muniain no encuentran su sitio en el campo, y más aún, cada día parecen más suplentes.

Le queda trabajo a Valverde en estos quince días, trabajo táctico para discernir a que nos vamos a dedicar, si a la capilla Sixtina o la brocha gorda, otros dirán que mientras el negocio de dinero que haga lo que quiera, pero mucho me temo que ese dinero en forma de puntos, tienen visos de corto plazo. Tener hipotecados a Beñat, Herrera o Muniain, puede acabar resultando muy caro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s