Previa como sinónimo de pretemporada.


Parecía el partido de homenaje al socio de años atrás, pero tenía vitola de encuentro oficial. Inter remite a grande de Europa, aunque en este caso, como mucho, era una banda tributo. Uno escucha Bakú,  y visualiza una isla paradisíaca en mitad del pacífico: nada que ver. Previa de la Europa League suena a asunto serio, pero ni siquiera compareció el parasitario árbitro de área.

Con los alicientes de un partido así sucede como con la lista de la compra, puede ser tan corta, o larga, como uno quiera, y la fidelidad al texto depende de la fuerza de voluntad y la determinación de cada cual: mientras hay quien va a lo práctico, ciego, sordo y mudo a todo lo que no sea estrictamente necesario y esté escrito en el reverso de algún papel reciclado, no faltan quienes se dejan llevar por el carro que se orilla hacia todas las ofertas de productos que casi seguro no necesitan, y por supuesto no aparecían en ningún documento oficial consensuada por las partes. Saber si es el partido ante el Bakú da para llenar el carro, o por el contrario lo deja medio vacío, no es tarea tan sencilla como pudiera parecer. Durante muchos minutos, tan solo San Mames nos remitió a encuentro oficial. Por lo demás, parecía el típico partido de pretemporada ante un equipo de Segunda B. Faltaron el borracho local con ganas de llamar la atención,  las patadas a destiempo que hacen enfadarse al equipo grande, y la invasión de campo tras el pitido final. Todo lo demás, las imprecisiones, el ritmo trotón, los diferentes momentos de forma etc, se plasmaron sobre el césped.

Por ello, establecer un marco general de lo que el Athletic pueda o no pueda ser en base a lo visto ayer suena aventurado. Los voluntaristas destacaran el protagonismo goleador de Eraso y la importancia de Beñat en el juego, los merkelistas se quedaran con el resultado, lo único importante a estas alturas, y los resignados destacaran el pobrísimo papel, una vez más, de los extremos (algo mejor Susaeta). Todo cierto, en parte. Y todo tan conocido. Quizá esa sea la lectura más preocupante de esta pretemporada. Da la sensación de que el poster de este año, más allá de los nombres, va a ser calcado al del año anterior. Con sus mismas luces y sombras. Queda por ver si eso da como resultado el fortalecimiento de una determinada idea, o si por el contrario produce cierto estancamiento y roña. No es, en cualquier caso, momento para este tipo de disquisiciones, menos cuando acaban de hallar la sustancia que borra el daño cerebral tras una borrachera. Por fin una noticia de peso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s