Athletic de todos los santos.


Laporte se disparó en el pie en Eibar, Valverde jugó a la ruleta rusa con la alineación de Villareal, Gurpegi no quiso ser menos que su compañero francés jornadas atrás y la pifió de similar manera ese mismo partido, y anoche San José coronó el esperpento en el primer gol. Por si todo ello fuera poco, en el segundo toda la banda izquierda y parte de la defensa decidió darle contexto global a lo que parecían ser errores individuales. De estar vivo, Charlon Heston estaría orgulloso de este equipo, y no es descartable que en la convención anual de la asociación del rifle se les rinda un merecido homenaje a los heroicos, aunque algo torpes, combatientes rojiblancos. Puede, incluso, que hasta alguien tan poco sospechoso como Froilán de todos los Santos se aficione al Athletic. En pocos sitios encontrará mayor comprensión a su indisimulada afición por dispararse en el pie. La cara de idiota que se nos lleva quedando a todos desde hace mes y medio a él le viene de serie, así que un problema menos.

Bromas aparte, el Athletic empieza a pisar terreno tan resbaladizo como algunas zonas de San Mames. Mimetizados césped y equipo, a ambos les está empezando a pesar la concatenación de partidos, aunque ello no pueda servir como excusa. No es que los partidos hayan ido apareciendo como sustos en el tren de la bruja, de forma abrupta e inesperada: el calendario era de sobra conocido, y la entidad de los rivales también. Se contaba, además, con la experiencia previa de la temporada pasada, en la que un lamentable inicio ante rivales de medio pelo y una gestión de plantilla similar a esta lastró el devenir liguero hasta convertir el último tercio de la competición en un extenuante ejercicio de acoso y derribo. Conocida la historia, el primer objetivo era no repetirla. Nada que objetar al calendario, además, en tanto en cuanto el Athletic ha estado más cerca de puntuar ante Real Madrid y Barcelona que ante rivales en teoría más terrenales como Villareal o Eibar. Cuanta mayor ha sido la exigencia, mejor la respuesta. Habrá influido, claro está, la predisposición, y también el once inicial. Sin olvidar que tanto catalanes como madrileños son conjuntos habituados a llevar la iniciativa, y el problema más acuciante de los rojiblancos radica en la creación. La omnipresencia de Beñat no oculta el hecho de que el juego fluye con reglones torcidos, y con el fichaje de Raúl García se ha acentuado la apelación al pase largo y al juego directo. Con resultados irregulares por el momento. Ayer, al contrario de lo sucedido ante el Getafe, daba la sensación de que en lugar de complementarse, Aduriz y el navarro se quitaban el oxígeno el uno al otro.

imgres

El Athletic tiene una magnífica oportunidad de enderezar su errático inicio el domingo en Anoeta. Como se suele decir en estos casos, hay mucho más que tres puntos en juego: se trata de evitar que Froilán de todos los santos pise el palco de San Mames vestido con una camiseta rojiblanca. Si eso no motiva a los jugadores para dejar las armas, no sé qué lo hará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s