La hora del Athletic.


“NO HAY MANERA” (Nº 232)

El Athletic pierde la séptima plaza y aumenta su crisis a domicilio.

Dirige y presenta Roberto Lumbreras.

*Tertulia rojiblanca con:

Jaime Ugarte (GOL / Marcabox)

Jon Uriarte (COPE / El correo)

Eñaut Barandiaran ( Baloi baten atzetik)

Borja Alonso


*Contenido de la tertulia

– Debate filosófico en Lezama con Ibrahima y Diarrá

– Derrota en el Camp Nou y números fuera de casa

– Valverde: “la imagen no suma”

– Los goles y las jugadas polémicas

– Otro error de Iraizoz con Messi enfrente. Estadística demoledora

– El cansancio mental: tener que remontar 17 veces y no conseguirlo

 

 

 

http://www.lahoradelathletic.com/texto-diario/mostrar/580107/no-hay-manera

Anuncios

La hora del Athletic.


Contenido del programa nº 188: “Sopapo histórico”:

* Presentación. Segunda mayor goleada en 85 visitas al Camp Nou.

* Tertulia rojiblanca con Jon Uriarte (Cope / El correo), Gontzal Fresno (Aquí hay zarpazo). Jaime Ugarte (Marcabox), Iraia Hermosilla (Balones de la manada) y Eñaut Barandiaran (Baloi baten atzetik).

   – Derrota por 6-0 en el Camp Nou

          – El planteamiento de Valverde

          – La ocasión de Eraso

          – La jugada del penalty y la expulsión

          – ¿Es justificable la goleada?

     – La Copa

             – Eliminatoria del Villarreal

             – Perspectivas contra el Barcelona

     – Renovación de Iñaki Williams

* Crónica del Bilbao Athletic. Otra derrota a domicilio.

* Previa de la SD. Eibar

Dirige y presenta Roberto Lumbreras

http://www.lahoradelathletic.com/texto-diario/mostrar/396408/sopapo-histórico

 

 

Estímulo


Luis Enrique no se cansó de repetir que enfrentarse al Athletic suponía un estímulo para los barcelonistas, tras haberles privado del ansiado y cacareado sexteto. De todos los rivales imponentes a los que se enfrentaron los blaugrana la temporada pasada, tan solo los rojiblancos fueron capaces de privarles de un título o copa (entiéndase esto sin doble sentido). En su momento, incluso en Bilbao surgió la duda de como interpretar aquel triunfo inesperado: el debate sobre la conveniencia de sacar la gabarra o no ocupó un importante espacio tanto a nivel mediático como a pie de calle. Finalmente el club optó por una solución salomónica: se celebró con grandeza, pero no como si de un título grande se tratara. Al fin y al cabo, y pese a que la ausencia de títulos se contaba por lustros en Ibaigane, era una Supercopa, y ante un Barcelona con el síndrome post vacacional aun a cuestas. La perspectiva del tiempo, en cambio, ha colocado este triunfo en la categoría de lo excepcional, y no a nivel local, por aquello de haber roto una larga sequía, sino incluso a escala global, en tanto en cuanto es el único lunar en una trayectoria simple y llanamente memorable. Por lo tanto, es fácil entender porque el Athletic representa, a día de hoy, un estimulo para el Barcelona. Fue Mikel Rico quien mejor definió el cambio de mentalidad en unos y otros, cuando saltaron a calentar y le comentó a un compañero: “Antes nos aplaudían al salir, ahora nos silban”.

Sigue leyendo “Estímulo”

Deber cumplido


El Barcelona se había convertido en una vía de agua del caudal del río Hudson para el Athletic. Más que enfrentarse, coincidían sobre el mismo césped. Ocupaban el mismo espacio y tiempo, pero hasta ahí; Los azulgranas ganadores, populares, aplastantes, abusones. Los nuestros  enclenques, apocados, canijos. La diferencia abismal, abrumadora, desde cualquier punto de vista. Un juego de niños para los de la ciudad condal, una pesadilla adulta para los rojiblancos. Se daba por descontada la derrota, se temía la goleada, y hasta se asumían con irritante naturalidad humillaciones impensables en otro tiempo.

Sigue leyendo “Deber cumplido”

Aferrados a un balón.


Cuando Iraizoz recogió el balón de la red tras el 1-0 del Barcelona, guardó el esférico bajo la camiseta, y se aferró a él como si entre las manos escondiera una secreta esperanza, y no un simple balón. En parte así era. Lo sabía Gorka, y lo sabía la melé de jugadores rivales que trataban de quitarle ambas cosas. No hubo manera. Parecía que no quería soltarlo hasta el final del partido. En realidad, era justo lo que estaba pasando. Vista desde fuera, resultaba una escena ridícula, pero nosotros, desde el estadio, el sofá de casa o la barra de Pozas, lo entendimos perfectamente. Imposible no empatizar con el bueno de Gorka, cuando todos hubiéramos hecho exactamente lo mismo: no soltar el maldito balón hasta que acabara todo aquello. Agarrarlo con fuerza hasta que el arbitro pitara el final, 90 minutos, 120 minutos, o 31 años después. Sin balón no se puede jugar. Algo tan sencillo, tan elemental, expresado de la manera más natural. Lo cantaba Tijuana in Blue en el himno canalla que le dedicó al equipo de su pueblo: Uroztarra, tercera división, o pitas penalti o pinchamos el balón, ¡cabrón!

Sigue leyendo “Aferrados a un balón.”

El gol de Messi para el Athletic. Eñaut Barandiaran


El sábado a la noche tuve un sueño extraño. Domingo. Doce del mediodía. Estábamos volviendo de Barcelona, parados en una área de servicio plagada de coches y camisetas rojiblancas, escasos de gasolina, víveres y horas de sueño, asados bajo el sol de los Monegros, cuando los móviles de todos los allí congregados comenzaban a sonar al unísono: una voz, la voz, aunque no recuerdo si era Melendi, nos anunciaba que el Athletic acababa de empatar a 3. Asombrado, miraba el reloj, para cerciorarme de que, efectivamente, eran las doce de la mañana del domingo 31 de Mayo de 2015. ¿Quién ha marcado? le preguntaba a la voz que podía, o no, ser Melendi. Messi, me respondía, sin atisbo de emoción alguna. El eco del gol recorrió el área de servicio de punta a punta, primero como un murmullo, estruendoso después. Lo celebramos eufóricos, en nuestro caso abrazados a unos desconocidos tan sudados que estaban a punto de diluirse sobre el asfalto.  ¿Habrá que volver, no? pregunté.  Sin esperar respuesta alguna, montamos en el coche a toda hostia y dimos la vuelta, junto con el resto de la afición, dirección Barcelona.

Sigue leyendo “El gol de Messi para el Athletic. Eñaut Barandiaran”

Medio día de Messi. Eñaut Barandiaran


Al fin y a la postre, convertir el partido ante el Barcelona en medio día del club mereció la pena. Las críticas de quienes achacaban a la junta querer ser los más ricos del cementerio tenían su base, pero Messi decidió estar a la altura de su leyenda, y convirtió en irrelevante cualquier debate que no estuviera relacionado con verle llevar la pelota cosida a su bota izquierda. Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, Messi.

Sigue leyendo “Medio día de Messi. Eñaut Barandiaran”

El velatorio. Eñaut Barandiaran


Aparecer en un velatorio con ganas de fiesta suena irrespetuoso, casi sacrílego, pero en el caso del Athletic, hacerlo en el Camp Nou suponía la oportunidad perfecta para tratar de quitarse de encima lustros de derrotas y humillaciones varias.

Sigue leyendo “El velatorio. Eñaut Barandiaran”

El castillo inexpugnable. Eñaut Barandiaran


Cuando uno se enfrenta al FC Barcelona, con la vitola de equipo legendario que se han ganado los Xavi, Iniesta, Busquets etc a base de rondos y triangulaciones prodigiosas, lo mejor es haber dejado las dudas existenciales resueltas antes de salir de casa, porque las posibilidades de éxito de un equipo timorato o remilgado ante tamaña constelación de estrellas es nula. Sigue leyendo “El castillo inexpugnable. Eñaut Barandiaran”