Europa da poligrafo bakarra


Pasadan asteburuan kaleratu zuen Berri Txarrak-ek bere azken lana, bi abestiz osatutako EP-a. Musika talde bat baino fenomeno kulturala bilakatu da talde nafarra, eta euskal hiriburuetan salgai jarri ziren disko guztiak larunbatean bertan bukatu ziren. Mikel San Josek ere bere kopia erakutsi zuen sare sozialetan. Ezagun da Athleticeko jokalariak gustuko duela Gorka Urbizu eta konpainiaren musika. Gehienbat euren azken lan luzea, “Europa de poligrafo bakarra”. Jakin badaki izena ez dela hori, baina bakoitza bere eroak bizi du, eta Athleticeko jokalarien kasuan, azken denboraldia hauetan, Europa hitza dute sartuta kaskezurrean: Utikan UEFArako sailkapenak balentria moduan ospatzen ziren garai haiek, Newcastle edo Parma salbuespen gogoangarriak diren arren dagoeneko ez hain gazte garenon memorian, eta utikan baita denboraldi batean bale eta hurrengoan kale egiten zuen taldeari.

61Doys1dLOL._SY355_

Sigue leyendo “Europa da poligrafo bakarra”

Anuncios

El fútbol es un continuo desmentido


El fútbol es un  continuo desmentido. Por muchas certezas que uno crea tener, todas ellas se pueden ir al garete en cuanto el balón se pone a rodar. Y es que el balón no rueda siempre igual, ni parecido. No lo hace de la misma manera para una futbolista, una entrenadora, una periodista y una espectadora. Ni siquiera pertenecer al mismo gremio te garantiza ver lo mismo. El mismo objeto esférico, mismo continente, y aun así el contenido se revelará de una manera distinta para cada vigía. Solo así puede explicarse que Aduriz marcara los dos goles que marcó ante el Eibar. Se destaca el primero, cuando la ejecución del segundo es incluso más compleja; Donde el resto de los mortales vimos dos melones, dos centros laterales depositados en el área más por compromiso que por convicción, porque cuando uno juega en banda y llega casi hasta la línea de fondo algo tiene que hacer, y volver atrás, como si te hubieran derrotado casi sin presentar batalla, queda feo, Aritz convirtió lo mediocre en sublime, el melón en asistencia de las que figuran a final de temporada en los registros de cada jugador. De Marcos, una asistencia más. Balenziaga, una asistencia más. Dos balones sin ninguna ventaja para el rematador que el delantero del Athletic descodificó en gol. Los buenos jugadores destacan por mejorar cada balón que tocan. Aduriz es capaz de convertir en artillería pesada cualquier tentativa de la infantería más inútil del mundo.

Sigue leyendo “El fútbol es un continuo desmentido”

Soñadores. Eñaut Barandiaran


Hubo un tiempo, en apariencia tan lejano, en el que algunos soñábamos con una pareja de medios centros Iturraspe y Beñat. Éramos gente soñadora, de los de otro medio campo es posible. El tiempo, la realidad, las lesiones y los continuos desengaños nos han ido apagando. Soñábamos con un medio campo de terciopelo, y hemos terminado con uno de granito. Mikel Rico y San José son otra cosa. Ni mejor ni peor, para gustos colores, simplemente distintos. Del primero ya conocíamos sus cualidades, y el segundo se ha asentado en una posición para la que parecía predestinado, pero para la que necesitaba partidos y galones. Corren, barren, pulen, limpian y abrillantan durante los noventa minutos. Motor diesel y fiabilidad alemana para no doblar el espinazo ante nadie. Del juego, que diría Rajoy, ya tal. Ante el Eibar sostuvieron a una tripleta de medias puntas y delantero inédita. El Athletic rotó, en parte pensando en Barcelona, y en parte porque había parte de guerra pendiente del jueves, y aun así fue superior a su rival de principio a fin, e incluso uno de los damnificados del partido ante el Torino, el capitán con mayúsculas, Carlos Gurpegi, marcó el gol.

Sigue leyendo “Soñadores. Eñaut Barandiaran”

Gurús de medio pelo. Eñaut Barandiaran


Tras el empate ante el Eibar cogieron sitio en la primera fila de la barra de Twitter los más listos de cada casa, para anunciarnos el apocalipsis rojiblanco en tres o más actos, dependiendo de la inventiva y la imaginación de cada uno. Frase lapidaria a frase lapidaria van construyendo un relato del que los simples mortales, los que como tú y como yo, gentes corrientes que miramos al césped cabreados y desesperados sin ver ni entender nada, solo conocemos la escaleta, a lo sumo el guión, mientras ellos dominan el primer acto, el nudo y el desenlace, sin atisbo de duda alguna además, a pesar de que su opinión es más cambiante que el viento de poniente.

Sigue leyendo “Gurús de medio pelo. Eñaut Barandiaran”

Helados y en cubitos. Eñaut Barandiaran


Andaba la parroquia bastante mosqueada con la despedida y cierre de San Mames como huésped de competiciones europeas, en un partido desangelado en el que lo único destacable resulto ser el vídeo previo al inicio, donde repasaron las mayores gestas del Athletic en Europa, United dos veces, la final contra la Juventus, la eliminatoria contra el Newcastle, la semifinal ante el Sporting de Lisboa (y no sigo que se me mete algo en el ojo), sin ni siquiera imaginarse el graderío que todo lo que va mal puede ir peor, y que si lo de la semana pasada nos dejo fríos, la eliminación copera de esta noche ante un segunda B, un señor segunda B, cierto, nos iba a dejar para echarnos en un Gin Tonic, y servirnos junto a la ginebra, la tónica, las rodajas de pepino, el limón, la naranja y el resto de los otros cien ingredientes que se necesitan para preparar dicha bebida espirituosa sin que a uno le tomen por un ejemplar digno de estar expuesto en el Museo de Atapuerca. El ultimo partido copero de San Mames resulto un fiasco monumental.

El Eibar fue mejor que el Athletic en todo aquello en lo que podía aspirar a no ser peor, se mostró ordenado, casi espartano, valiente sin ser suicida pero sin ninguna intención de refugiarse en su orilla a la espera de una tormenta que nunca llego, y paciente, como sólo lo son los equipos convencidos de lo que hacen, conscientes de que más pronto que tarde tendrían su oportunidad. El Athletic, por el contrario, volvió a adolecer de un mal que empieza a ser endémico y apolilla las vigas de este equipo: existe cierto aburguesamiento en su juego, que le lleva a jugar a una cadencia más trotona, a buscar el balón más al pie y menos al espacio, a tirar menos desmarques, en resumen ,un equipo que día a día va renunciado a un estilo que lo hizo inconfundible. Desconozco si ello se debe a que existe desafección hacia la idea, cierto convencimiento de que tanto esfuerzo ya no merece la pena, o si es por agotamiento o simplemente que cuando las cosas no salen todo cuesta un mundo, y el balón se hace pesado, el campo gigante, y la portería contraria se convierte en un espejismo que desaparece a medida que te acercas.

No es momento de excusas ni melancolías, y cada palo debe aguantar su vela, y en algunos casos incluso la del compañero, pero aun así, siendo muy crítico con el juego del equipo y el rendimiento de varios jugadores, esta plantilla merece el mayor de mis respetos, aunque solo sea por noches como las de Manchester, y porque en el fondo, donde otros, en sus peroratas demagógicas, ven dejadez, abandono, falta de ambición e incluso de profesionalidad, yo tan sólo veo a un grupo de jugadores que saltan al campo creyendo que van a jugar a fútbol, y de repente se encuentran, partido tras partido, en medio de un laberinto futbolístico del que no saben o no pueden, salir airosos. Bielsa, tenemos un problema.