Que se vea lo que queremos ser.


“Que se vea lo que queremos ser”. Esa fue la premisa con la que el Athletic saltó al Bernabeu, en palabras de Mikel Rico al finalizar el encuentro. Partiendo de la base de que  el momento propicio para visitar al Real Madrid no existe, ya que, o por h, se encuentra en racha y está lanzado, o por b, es un submarino inmerso en cualquiera de las doscientas crisis que vive cada temporada por un par de malos resultados y necesita redimirse, hacerlo sin la mitad de tu once titular no invitaba al optimismo precisamente. Mirar la alineación del Athletic, más aldeana que nunca respecto a la poderosa galaxia florentiniana, con sus mejores piezas en la enfermería o de baja por sanción, producía hasta cierta ternura, tan evidentes asomaban las costuras y el aire de circunstancias.

Sigue leyendo “Que se vea lo que queremos ser.”

Aloe vera. Eñaut Barandiaran


El Sevilla se ha convertido en el aloe vera del Athletic en la última década. Todo empezó con aquella inolvidable semifinal copera en la que el carcelario Del Nido se empachó de estofado, por decirlo de alguna manera, y el Athletic volvió a una final copera una eternidad después. Desde entonces sus caminos se han cruzado en varias ocasiones, y los rojiblancos han salido vencedores en casi todas ellas: En la ribera del Nervion se presentaron en sociedad Bielsa y los suyos con una victoria deslumbrante, en la que se empezó a dibujar lo que sería el equipo aquel primer año del técnico argentino. Sin ir tan lejos, la temporada pasada un enrachado conjunto hispalense compareció en San Mames con la idea de disputarles el cuarto puesto a los de Valverde, con escaso éxito, y ayer se le pararon los pies a la tropa de Emery, que de haber ganado hubiera alcanzado el liderato en solitario, por delante de Real Madrid, Barcelona, y Atlético de Madrid, ni más ni menos.  

Sigue leyendo “Aloe vera. Eñaut Barandiaran”

Este año se lleva el gris. Eñaut Barandiaran


El Athletic sigue vagando con más pena que gloria por una Liga que tiene mucho de lo primero y poco de lo segundo: dos equipos obscenamente ricos y poderosos, con el Atletico de Madrid como invitado de lujo este año, y el resto repartiéndose las migajas, con el añadido de que hay varios clubes que no conocen la expresión de que es mejor pedir que robar, y se dedican con la misma fruición a lo uno y a lo otro. Cuesta imaginar qué, tal y como esta la troupe de Bielsa, incapaz de pasar dos días seguidos sin acatarrarse, constiparse, pillar una pulmonía o ser atropellado por un camión que transporta un cargamento de TNT, el equipo pueda aspirar a algo más que a recuperar la salud mental y física de aquí a final de temporada, sin marcarse metas demasiado ambiciosas que puedan hacerle recaer en la depresión, de la que saca la cabeza lo justo para tomar aire y no ahogarse. Pero la realidad es que, un triunfo ante el Deportivo, hubiera dejado al equipo más cerca de Europa que del descenso. Y se puede decir que el Athletic mereció ganar, de la misma manera que se puede afirmar que lo más justo hubiera sido la derrota, o que gracias al señor, sin bueyes ya, Papa mediante, no se perdió: Y es que sera difícil encontrar un partido en apariencia más cómodo para ganar, ante un rival muy limitado en todos los sentidos. Iba a decir que el Deportivo es el peor equipo que ha pasado por San Mames, pero no sería justo. A ratos, el Athletic es el peor equipo que ha pasado por San Mames. De la misma manera que a ratos nos recuerdo al equipo que nos emociono hasta hacernos llorar de alegría. Al final todo quedo en un espectáculo de fuegos artificiales de poca monta, con una traca final decepcionante y previsible, con cuatro putas palmeras y poco más.

Quizá mi mayor problema con este Athletic sea ese, que sigo mirando con las gafas de la temporada pasada, de esas rojiblancas que se agotaron echando hostias , cuando no llevar algo rojiblanco era considerado un acto casi de sedición  Este año, de momento, se lleva el gris, las gafas están mal graduadas, y todo se ve borroso.   

El Limbo. Eñaut Barandiaran


Hace ya algunas semanas que el Athletic vive instalado en el limbo, esa entreplanta en la que les toca esperar a los que no han sido puros de corazón, hasta que el funcionario de turno resuelve su expediente y decide si tienen que coger el ascensor que sube, o por el contrario les toca el que baja. La diferencia debe ser notable, según cuentan, y no sólo porque arriba el clima es más fresquito (lo de abajo debe ser como Sevilla en pleno Agosto pero con varios volcanes en erupción), sino porque toda la gente interesante y divertida, por lo que se ve, está abajo.
En el fútbol, en cambio, estar abajo es una puñeta, se mire por donde se mire. Y si nos atenemos a la clasificación, tanto en liga como en Europa League, tiene toda la pinta de que al Athletic, del limbo, le van a mandar coger el ascensor que baja, y experiencias no tan lejanas nos recuerdan que lo de abajo quema, y mucho. Por el contrario, si nos fijamos tan sólo en las sensaciones que el equipo transmite los últimos partidos, especialmente en los dos últimos, casi todos concluiríamos que la muchachada de Bielsa va recuperando, con paso más titubeante del que quisiéramos, cierto, pero va recuperando el nivel que la temporada pasada le llevo a ser la sensación en la liga y en Europa: No es un equipo derrotado, tampoco resignado, y mucho menos carente de ideas.
Anoche fue superior a su rival en casi todo, genero ocasiones para ganar el partido de calle, y aun así perdió. El otro día ante el Valencia fue la expulsión de Herrera, ayer la falta de acierto. Siempre pasa algo inesperado y fatídico: Es como si el Athletic se presentara a diario en ventanilla, creyendo haber rellenado todos los formularios, incluido el T10, con el resto de la documentación y las fotos en una carpeta, se lo presentara todo al funcionario con su mejor sonrisa, y este, unos días Undiano otros Lisandro, por poner un par de ejemplos, revisara la documentación, y justo en el momento en el que pareciera que va a dar el OK, dijera: falta un papel. Y en esas estamos, atrapados en el limbo.

BALOI BATEN ATZETIK. La fiesta del Athletic. Eñaut Barandiaran


Hoy me he despertado escuchando el himno del Athletic. No, no me he vuelto definitivamente loco, ni sufro de una monomanía que se expresa en rojo y blanco. La escuela que tenemos pegada a casa avisa a sus alumnos con canciones de que es hora de entrar a clase. En la previa de los partidos importantes el himno está presente al inicio,  tras cada recreo y al final de la jornada lectiva.  Los altavoces de la escuela han hecho de despertador para mí, y supongo que para algún vecino más, antes del partido del Mirandés, y en la previa de todas las eliminatorias europeas.

Sigue leyendo “BALOI BATEN ATZETIK. La fiesta del Athletic. Eñaut Barandiaran”

BALOI BATEN ATZETIK. Atletico-Athletic. Mikel Aguilar


Cualquier seguidor del Athletic tiene que estar repasando los videos de la eliminatoria con el Manchester para cerciorarse de que aquello fue cierto. Poco o nada se parece el Athletic de Valencia o de ayer a ese.

Sigue leyendo “BALOI BATEN ATZETIK. Atletico-Athletic. Mikel Aguilar”