La canción pirata de Iker Muniain


Probablemente no fuera consciente de ello, pero con su gol de falta ante Las Palmas, Iker Munian no sólo puso en valor su hasta ahora inexplorada pierna derecha. Pese a ser una de las suertes más íntimas del fútbol, un desafío entre balón, barrera y portero sin música de Enio Morricone de fondo, ese lanzamiento, y ese gol, dan sentido a una reivindicación compartida por miles de futbolistas a lo largo y ancho de todo el mundo. Al fin y al cabo, el de Iker es el gol de todos esos piratas de pata de palo que habitan en todos y cada uno de los equipos de fútbol, desde los más humildes hasta el más rutilante. La chanza de Valverde en la rueda de prensa posterior al partido, “ahora tiene un cien por cien de acierto y vamos a tener que aguantarle toda la semana diciendo que es el lanzador oficial”, no hace sino confirmar que Iker no es más que -por mucho dinero o estatus futbolístico que tenga- uno de tantos pesados que cada viernes  ronda al entrenador, justo antes de acabar la sesión, como un perro en celo, pidiéndole “tirar unas faltas”. Si el entrenador está enfadado, como corresponde a cualquier entrenador que se precie (ser entrenador es, en sí mismo, un continuo motivo de enfado), probablemente le responda con un pabloalfaresco “para qué, si no la levantas del suelo”. Las pullas de entrenadores  y compañeros van en el sueldo del lanzador de faltas frustrado. Las asume, con mayor o menor naturalidad, dependiendo de cada caso, y alimentan un rencor que guarda bajo el colchón, como quien lo hace con los ahorros de toda una vida, a la espera del día en que pueda restregarle al mundo las telarañas de alguna portería rival en un día importante. Normalmente eso nunca sucede, la población arácnida no sufre daño alguno, (ninguna araña ha sido herida en la realización de esta nota, aclaro), y la terrible injusticia pasa a formar parte del catalogo de conspiraciones que explican por qué, en lugar de estar celebrando el gol junto a Iker, por ejemplo, está sentado, y sentando, cátedra en un bar cualquiera.

Sigue leyendo “La canción pirata de Iker Muniain”

Entorsis de una buena racha. Eñaut Barandiaran


Las dinámicas positivas, las rachas de viento a favor, son como el santo grial para un equipo de fútbol: No se cree en ellas hasta que uno no las ve con sus propios ojos, y cuando pasan resulta casi imposible reconstruir como se llegó hasta ese estado zen en el que un remate con la oreja acaba entrando por la escuadra. Resulta imprescindible que la inspiración te pille trabajando, pero el esfuerzo y la entrega son tan sólo dos de los ingredientes de una receta infinitamente más compleja, en la que los mismos componentes en las mismas dosis pueden dar resultados diversos. Las rachas son inestables, sensibles a cualquier cambio inesperado, por trivial que pueda parecer.

Sigue leyendo “Entorsis de una buena racha. Eñaut Barandiaran”

Loc@s por la música. Eñaut Barandiaran


Hace ya varios años que los inicios de temporada nos pillan en pleno mes de Agosto, a algunos a medio despegar de la tumbona playera o la silla del chiringuito, a otros haciéndose un Aupa Etxebeste para no reconocer que, pese a las múltiples hipotecas, el pádel, los polos de Ralph Lauren y la traición a su origen humilde, más que clase media, eran simple y llanamente una cuadrilla de gilipollas, y no faltan quienes ni antes se iban, ni ahora se van  ni probablemente en un futuro se vayan, y observan admirados desde las ventanas de sus casas como el verano se convierte en otoño, invierno o primavera cada cinco minutos, mientras de fondo algún bastardo recalcitrante grita, sobre lo que sea, pero grita, en la televisión. A los partidos infumables de domingo a las once de la noche nos vamos acostumbrando a golpe de horario de LFP, pero suelen ser partidos casi intrascendentes, algo parecido a un rito iniciático que anuncia el final del verano y la vuelta a la rutina, partidos de pretemporada con el huevo kínder de los tres puntos dentro.

Sigue leyendo “Loc@s por la música. Eñaut Barandiaran”

El castillo inexpugnable. Eñaut Barandiaran


Cuando uno se enfrenta al FC Barcelona, con la vitola de equipo legendario que se han ganado los Xavi, Iniesta, Busquets etc a base de rondos y triangulaciones prodigiosas, lo mejor es haber dejado las dudas existenciales resueltas antes de salir de casa, porque las posibilidades de éxito de un equipo timorato o remilgado ante tamaña constelación de estrellas es nula. Sigue leyendo “El castillo inexpugnable. Eñaut Barandiaran”

Este incierto Athletic. Mikel At


Cada día es más complicado analizar un partido del Athletic. Se pasa por tantas fases dentro de un partido que parece más el tiempo atmosférico de Escocia, donde uno no sabe si ponerse chaqueta o quitarse la camisa.

Arrancaba el Athletic, con muchas novedades, De Marcos pasa al lateral izquierdo, Muniain aparece en la media punta, regresa Ibai y además debuta Guillermo como delantero. En el baile de medios centros, ayer le tocaba el turno a Iturraspe y Beñat.

Empezó bien el Athletic, dominador del balón y del encuentro, con un Guillermo esperanzador con buenos recursos y movimientos, pero como en otros partidos, el Levante ya sabía de qué iba esto. Se trata de esperar su turno, de colocar el doble pivote más físico de la liga con los Diop y Simao, que podrían ser los malos de una pelicula de Tarantino, y aprovechar cuando tengan una. Y aprovechó Xumetra que De Marcos es un buen jugador en una posición y un jugador que cumple en el resto de posiciones, y tirando de pillería le desbordó para que el Levante se adelantara en el marcador.

Todo lo que sucede a partir de ahí, es un atasco importante, extremos y laterales abiertos, poca movilidad por dentro y muchas situaciones de inferioridad donde Beñat o Muniain quedaron retratados, precisamente por ser los que más arriesgan. Perdió Muniain además, de otro tanto de credibilidad, la friolera de ocho balones. Cada partido que pasa el  jugador está más lejos de lo que sucede en el campo.

Valverde en el segundo tiempo no tenía cuerpo ni ganas de esperar, y retomó lo que le está funcionando en casa, que es olvidarse de lo preparado, sacar un segundo delantero, y aquí resultado y después gloria. A base de buscar la profundidad del segundo delantero y lo que consigan Iraola y Susaeta por la derecha, el equipo anotó dos goles y permitió que en Pozas siguiera la fiesta.

url

Una vez más el resultado e incluso los buenos cambios, tapan la herida. Un entrenador realiza cambios decisivos cuando ha hecho planteamientos que no han funcionado. Si el planteamiento funciona no hace falta realizar cambios trascendentales sino afianzar la idea. Y Valverde dirige la nave a golpe de timón.

El tercio de la competición nos deja cerca de Champions con 23 puntos, y nos deja también, con dudas en el lateral izquierdo, sin saber cuál es el doble pivote titular y sin tener rendimiento en la media punta. Los jugadores de más talento ofensivo Beñat, Herrera, y Muniain no encuentran su sitio en el campo, y más aún, cada día parecen más suplentes.

Le queda trabajo a Valverde en estos quince días, trabajo táctico para discernir a que nos vamos a dedicar, si a la capilla Sixtina o la brocha gorda, otros dirán que mientras el negocio de dinero que haga lo que quiera, pero mucho me temo que ese dinero en forma de puntos, tienen visos de corto plazo. Tener hipotecados a Beñat, Herrera o Muniain, puede acabar resultando muy caro.

¡A loco se vive mejor! Según Pierre Dukan, claro. Eñaut Barandiaran


La delirante situación del Athletic me esta  afectando más seriamente de lo que creía, ya que estoy empezando a desarrollar una patología extraña, una especie de paranoia obsesiva, relacionada con varias formas de ocio audiovisual, sobre todo televisión y cine:Y es que no hay película, documental o reportaje que no acabe relacionando con lo que le pasa al equipo.

Ayer a la tarde, sin ir más lejos, deje de hacer zapping al encontrar la primera parte de Matrix, qué, para quien no la conozca, es una comedia de enredos bastante ligera y sin mucho sentido, y mientras veía a Jesucristo Superstar, o Neo, no recuerdo muy bien el nombre del prota, parar algunas, que digo algunas, decenas, cientos de balas, con la única ayuda de sus manos, no pude dejar de imaginarme a Gorka Iraizoz en su lugar, parando algunas, que digo algunas, decenas, cientos de balas, que digo balas, ¡penaltis! Uno detrás de otro, sin despeinarse siquiera, y fue visualizarlo y echarme a llorar como una magdalena, henchido de la emoción.

Es un ejemplo estremecedor, lo sé, pero no el único, ni mucho menos. A la noche, por poner otro ejemplo, acabada la opereta de San Mames, al llegar a casa encendí la televisión, tratando de olvidar los impulsos homicidas que me asaltan últimamente cuando veo al Athletic, y casualmente estaban dando un reportaje sobre la dieta Dukan y su inventor, el típico reportaje  sensacionalista que empieza con un “Fulanito de tal ¿héroe, o villano? ¿Genio o timador?” Como muy bien habrán supuesto, no tarde ni diez segundos en ver el rostro de Bielsa en el lugar de la cara soriente del Doctor Dukan, y en menos de diez minutos estaba discutiendo a voz en grito con el televisor, cada vez que salía algún nutricionista criticando que Muniain jugara en el medio campo, o algún miembro del Ministerio de Salud diciendo que ,a la larga, con el método Bielsa, se te caía el pelo,desarrollabas estreñimiento crónico, y crecían las posibilidades de sufrir cáncer de colón a medio-largo plazo. Para resarcirme del mal trago, y como devoto seguidor de la fe Bielsistica, me puse en DVD la película que Oliver Stone hizo sobre él, si, ya saben, la de “Che, el Argentino” que cuenta los inicios de la revolución, los partidos contra el United, Sporting etc del año pasado. Lo de Amorebieta y Muniain traicionándole y vendiéndole a los servicios secretos norteamericanos ayer pasa en la segunda parte, creo. Esa aun no la he visto. A ver si saco un rato a la tarde, y así me olvido de que Darth Vader y el resto de árbitros están conspirando para que el Athletic baje a segunda e Iraola no pueda llevar el anillo hasta Mordor.

Necesito ayuda, lo sé. Y creo que no soy el único.